#UberAsíNo. ¿Por qué así no?

uber-tarifas

Esta vez escribo sobre un tema un poco distinto a lo que suelo abordar, quiero poner el estetoscopio sobre el caso UBER.

La aparición de UBER en México, especialmente en La Ciudad de México y en Guadalajara, fue un motivo de vasta alegría para mí, pues resultó ser el servicio soñado: cómodo, seguro, justo en su costo y muy accesible. ¿qué más puede pedir un usuario recurrente de los aeropuertos y centrales que un servicio como UBER? Yo fui de los promotores de #UberSeQueda

Pero a lo largo de los días, en mis charlas con usuarios, socios de UBER y choferes, y también conmigo mismo, y ahora las “tarifas dinámicas”, me he planteado algunas reflexiones que hoy les quiero compartir.

UBER basa su éxito en los siguiente:

a) Unas necesidades:

  1. La necesidad de los servicios de transporte público (necesitamos urgentemente servicios de transportación seguros, de calidad, con precios justos y eficaces). Cuando llegaba al aeropuerto de la Ciudad de Guadalajara, por ejemplo, tenía que someterme voluntariamente a ser prácticamente “robado”, sí, tenía que pagar a una empresa de taxis (la única) algo entre 250 y 300 pesos por el servicio de taxi. (con UBER en el mismo trayecto pago 170 pesos).
  2. La necesidad de los mexicanos de tener trabajo. No es novedad el desempleo en México. Aquellas personas de más de 45 años que están desempleados y los recien egresado que se resisten a la explotación laboral, entre otros, tienen la necesidad urgente de ingresos.

b) Ineficacia y corrupción:

  1. El sistema de transporte en México es muy ineficaz, inseguro y caro.
  2. Es de todos sabido que los taxistas que normalmente circulan en las calles, son sometidos a muchos pagos, “mordidas”, “gestiones”, afiliaciones políticas, etc, etc, para tener derecho a conducir un taxi.
  3. Monopolios oscuros controlan los servicios de transporte de las centrales camioneras y aeropuertos.
  4. Nuestras autoridades se han desentendido del problema del transporte público, no han hecho nada, sus acciones han sido ineficaces y parecieran hasta estar un tanto “beneficiadas” por los sistemas y mafias que controlan el transporte público en México.
  5. Hay vacíos legales en nuestro sistema laboral y fiscal en México.

c) En una excelente propuesta de transporte público. Es genial como funciona.

El contexto anterior garantizó que la llegada de UBER resultara ser todo un fenómeno en la transportación en México.

  1. Usuarios felices
  2. “Generación de (sub)empleos”
  3. Sólo los taxitas habituales no se vieron beneficiados por UBER. Ellos se vieron muy molestos.

Una vez establecido el éxito y posicionamiento de UBER vino la suya:

  1. Contra los usuarios: tarifas dinámicas. Una vez captado un mercado tan amplio, el usuario mexicano aceptará lo que sea, pagará lo que sea y al que no le parezca que vuelva a lo anterior.
  2. Contra sus choferes y socios: Uber pool, “bajas de tarifas”, aumento de comisión del 20% al 25% mensual. Una vez que hay tantos autos de UBER circulando, da igual si un chofer se de baja. Los choferes no se pueden organizar, no se conocen, no son sus empleados, son sus “socios”, pero UBER puede romper la sociedad unilateralmente sin ninguna consecuencia.

Diagnóstico:

  1. A UBER no le importan ni los usuarios, ni sus choferes, ni sus socios. (al menos no realmente, aunque en su discurso si lo parezca).
  2. UBER es una empresa millonaria que busca su ganancia y no el bienestar social.
  3. Mientras sigan las necesidades descritas, UBER seguirá ganando.
  4. UBER es un paliativo a nuestras necesidades, no las resuelve. Los “socios” y choferes no tienen un “empleo”, son sub-empleados. No tienen ningún tipo de prestación de ley, nadie los protege, nadie les cubre ante percances con sus unidades que pueden dejarlos sin su activo de trabajo.
  5. Mientras siga la situación de desempleo en México, seguirá la fila de gente al servicio de UBER.

Etiología del problema (causa):

  1. Nuestros gobiernos no han atendido el problema de transporte público en nuestras ciudades.

  2. Hay un vacío legal ante algo como UBER, nada ni nadie protege a sus trabajadores ni a sus usuarios.
  3. Crecimiento de la pobreza y desigualdad social.
  4. Los monopolios que controlan los servicios de taxis en México que explotan a los taxistas y a los usuarios.

Tratamiento:

  1. Erradicar la corrupción que abraza el sistema de transporte público en México.
  2. Que los gobiernos atiendan el problema de transporte público en nuestras ciudades.
  3. Que se regule a empresas como UBER en materia de límites y responsabilidades.
  4. Exigir a UBER que reconozca a sus “trabajadores”.
  5. Parar a los que explotan y controlan el sistema de taxi en México.
  6. Usuarios, discernir el uso de este tipo de servicios, presionar a UBER a que sea justa, con sus trabajadores y con nosotros. Exigir a los gobiernos acciones en favor de nosotros los usuarios.

UBER, tienes que entender que generar capital a costa de fracturar el “capital humano”, nunca construirá sociedad, sino que acrecentará las fracturas sociales que vivimos en nuestros países. Mirar a los hombres y mujeres que cada mes entregan su “ofrenda al cesar” sin preocuparte por ellos y sus familias no generará lealtad, ni calidad, ni justicia.  

Aparecerá una nueva aplicación, y ellos y nosotros iremos al “sueño nuevo”.

Menos ganancia y construir más capital humano, eso si que podría generar algo nuevo, distinto, perdurable. #UberAsíNo

Nadie las arrebatará de mi mano…

Papa en Lesbos

Dios creó la humanidad para ser una familia; cuando uno de nuestros hermanos y hermanas sufre, todos estamos afectados.” (Tomado del discurso del Papa Francisco en el campo de refugiados en Lesbos)

Hace unas horas hemos visto al Papa Francisco dirigirse a toda la humanidad, a los líderes mundiales, a Europa, a los emigrantes en Lesbos, a los emigrantes del mundo y a cada una y uno de nosotros.

Más que con palabras, francisco se ha dirigido a todas y todos nosotros con sus gestos, sus acciones. Ahí, en donde han puesto a los “desechables” Pedro ha dirigido sus pasos. Ha ido al encuentro de aquellos que reconoce hermanos y familia, sin importar si son o no cristianos. Son todas y todos ellos hijas e hijos de Dios. Cuando muchas y muchos les temen, los quieren fuera, los ignoran, Pedro lleva a su barca hacia ellos.

Quizás Lesbos nos quede lejos, y nos limitemos a ser solidarios con oración e interés por estos hermanos nuestros. Las palabras de Jesús en el evangelio de San Juan resuenan fuerte en el contexto de este viaje: “Nadie las arrebatará de mi mano”, es promesa, es deseo, es certeza, es voluntad.  Francisco con sus gestos nos llama a hacer realidad la promesa de Dios, pues Dios no será ajeno a las suplicas de su Pueblo, y por eso nos llama a buscar que “nadie las arrebate de su mano”.

Aquí en México cruzan a diario migrantes de Centroamérica, y son vistos con miedo, desconfianza, rechazo y son víctimas de la violencia. En estos momentos a la vuelta de mi casa están encadenados frente a las puertas de la Secretaría de Gobernación los padres y madres de los 43 clamando por justicia; Hay en nuestro país miles a los que les han “arrebatado” a sus seres queridos. “Lesbos” está muy a nuestro alcance.

El gesto de Francisco, y la promesa de Jesús nos llaman. No es compatible con el cristianismo la indiferencia, la omisión. Ser Cristianos consiste en sumarse al deseo de Dios, se trata de buscar con Él la vida plena para todos y todas. 

Resuena la promesa de Jesús en el evangelio de este domingo como llamado y como esperanza. Nadie que pone su confianza en Dios será defraudado, y nadie que sigue a Jesús quedará indiferente ante la miseria humana. Que el Dios de la misericordia nos de un corazón como el suyo.