Un amigo de las redes sociales, me ha planteado sus inquietudes sobre el tema del ayuno en torno a este tiempo de la Cuaresma. Me señaló lo confuso que es leer en las redes sociales invitaciones a una gran variedad de opciones de ayuno, algunas incluso opuestas. Entre lo que nos encontramos sobre el tema, como propuesta de ayuno de Cuaresma podemos destacar:

  1. Quitar el alimento, a pan y agua (incluso con poco pan y poca agua).
  2. Con que no comas carne roja los viernes de Cuaresma es suficiente para cumplir la prescripción.
  3. Come todo lo que quieras pero private de criticar a tu hermano, de hacer cosas malas, de exagerar tus tiempos en las redes sociales, etc.
  4. Private de algo que te gusta mucho, aunque no sea malo, por ejemplo ver tus series favoritas, hacer deporte, comer chocolates.
  5. Ignora este tema del ayuno, no importa, da totalmente lo mismo.
  6. ¡Ayuna, pero de redes sociales!

La lista puede continuar, la creatividad y la información no sólo es abundante, sino variada, e incluso, podríamos decir opuesta entre sí.

Si vamos a nuestros libros sagrados, encontramos lo mismo, muchas descripciones de lo que es el ayuno y también nos van a parecer algunas incluso enfrentadas. Basta recordar las lecturas de este miércoles de ceniza:

Toquen la trompeta en Sión, promulguen un ayuno” (Joel 2,12.18) y “Cuando ayunen no pongan cara triste… que no sepa la gente que estás ayunando“( Mt. 6, 1-6. 16-18) Entonces, ¿Con trompetas o sin trompetas?

¿Entonces?

Podemos considerar para pensar juntos el tema, lo siguiente:

  1. ¿El ayuno consiste en privarnos de hacer el mal (incluso a nosotros mismos)? Privarnos de hacer el mal es algo que debemos de hacer no sólo en Cuaresma, sino todo el año. ¿No creen?. Lo mismo aplicaría en el quitar de nuestra vida las cosas que me hacen mal, los excesos, los vicios, etc.  Dejar de hacer(nos) el mal es imperativo de todo ser humano y de todo cristiano.
  2. Lo que no hace mal o no me hace mal, entonces, es una cosa buena, es un bien.  ¿Por qué o para qué estaríamos llamados a quitarnos un bien de nuestra vida?
  3. Pero, ¿Estamos llamados o no al ayuno en esta Cuaresma? ¿Para qué? ¿Qué sentido tiene? ¿Tiene sentido “privarnos”, “quitar”, “renunciar” en la Cuaresma?

En el llamado al ayuno, no hay duda, los creyentes, los fieles católicos estamos llamados al ayuno en la Cuaresma. 

Todos somos llamados por nuestro Creador a una vida buena, a una vida plena, feliz. Sabemos que queremos ir hacia Dios, viviendo una vida buena. Y para llegar, hay que ponernos en movimiento, se trata de un “ir” y no de un “estar ya”.

Siempre, porque somos humanos, solemos errar la ruta, vamos demasiado a prisa, demasiado lento. No pocas veces nos distraemos entre muchas cosas, incluso con nosotros mismos. Dejamos de mirar el horizonte y no pocas veces clavamos la mirada incluso en nuestro propio ombligo, y así seguimos. Si no nos detenemos, si no miramos de nuevo hacia el horizonte al que somos llamados es posible que tropecemos, que guiemos nuestros pasos poco a poco, o con mucha prisa a un desfiladero.

La Cuaresma es ese tiempo en que somos llamados a detenernos, a regresar.

ayuno3 stop

Somos llamados a dejar de distraernos. Todo lo que se convierte en ceniza es perecedero, incluso yo. Todo lo perecedero es medio y no fin. Esto lo hemos recordado el miércoles de ceniza.

 ¿A dónde vas? ¿A qué vas? ¿En dónde estás?

La Cuaresma es un tiempo de silencio fecundo, ¡De ayuno!, ¡sí!, de quitar, de apagar, de tirar, de dejar. Hay cosas a las que simplemente hay que bajar el volumen porque no nos permiten escuchar. Hay otras que nos damos cuenta nos están pesando y no nos sirven, en algún momento de la ruta las recogimos pero no sirven, esas hay que abandonar.

Así, el ayuno en la Cuaresma no trata de privaciones y propósitos, se trata de detenernos y regresar. Sí, regresar, regresar a lo que Dios quiere, a lo que Dios nos llama (Isaías 58):

  • A la piedad.
  • A liberar a los oprimidos, a romper todo yugo.
  • A compartir, especialmente con los más pobres.

La ruta que nos propone es:

  • Quita de tu espalda el yugo ¿Qué te impide vivir en libertad plena, de pie?
  • Deja de alzar tu dedo para amenazar y juzgar con iniquidad ¿A quién estás apuntado últimamente con tus juicios?
  • Ofrécete a los demás. Se buen alimento para los que están cerca de ti.

La promesa que nos hace es:

  • Saciedad
  • Vigor
  • Re-construcción sobre nuestras propias ruinas
  • Deleite en el Señor.

ayuno2 reloj

Este es el horizonte de la Cuaresma: Regresar. regresar al encuentro con el Resucitado, para reforzarnos de la certeza que es ES con nosotros, que su Espíritu nos habita.

Y, entonces. ¿El ayuno?  No se trata de privarnos del mal y de lo malo sólo en este tiempo, sino que mirando de nuevo el horizonte, escuchado la llamada de Dios, quitamos lo malo y el mal para siempre. Vamos renovados, ¡Regresamos!

Y, ¿Quitar las cosas buenas? Tanto cuanto, nos ayuden a detenernos, a darnos cuenta. Por ejemplo, yo me doy cuenta que hace mucho que no me importa el “hambre” en el mundo, Entonces, sutilmente, en silencio, hago el signo de privarme en solidaridad con los hambrientos y compartir con ellos, para pedir junto con ellos a Dios que me refuerce mi compasión, mi deseo de ser alimento. Tanto cuanto sea un signo interno, sutil, secreto, personal y sobre todo con sentido respecto a este DETENERME y REGRESAR, será cosa buena.

Que esta Cuaresma no sea tiempo de privación, sino de conversión. Que no sea tiempo de promesas, sino de retorno y encuentro.

Sabemos que muy probablemente el próximo año estaremos en las mismas condiciones, necesitados de detenernos y regresar. Pero Dios lo sabe, y por eso ha querido ser con nosotros en este ir en y al Encuentro.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s